FRÁGIL Y FUERTE HUBARA CANARIA

Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com
Hubara_Canaria_naturalezaminima.com

La naturalización del entorno rural en Lanzarote está mejorando las circunstancias que la hubara necesita para su supervivencia. Aunque esto sea una estupenda noticia, hay otros factores humanos y naturales que frenan el progreso de esta ave tan sensible. Algunas de estas actividades son el creciente turismo del ocio con vehículos de recreo, la construcción ilegal, los tendidos eléctricos, las escasas lluvias, etc.

Una de los factores que hace especial a esta ave es que, además de estar en peligro de extinción, es la única hubara presente en España y Europa. Es quizás por esto y por no ser fácil de fotografiar, por lo que es una gran desconocida en comparación con otras aves continentales. Su carácter esquivo y tímido, a la vez que prácticamente muda, no la hace muy popular entre los fotógrafos de aves y naturaleza salvaje. Sin embargo para mi es, si no mi ave favorita, una por las que más cariño siento.

La avutarda hubara canaria (Chlamydotis undulata fuertaventurae) es una subespecie actualmente endémica de las islas de Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa, que además se encuentra en un estado de conservación más comprometido que su hermana mayor, la hubara del norte de África.

Si bien tiene puntos frágiles, la hubara también tiene sus fortalezas. Ya apunté su carácter esquivo, pero además juega de manera excelente al escondite. Su plumaje y tamaño hacen que se camufle perfectamente tras los matos y aulagas de los eriales. Otra virtud de la hubara canaria es su adaptación a la sequía. Esta ave no bebe agua, ya que la capta de su dieta: caracoles, brotes, insectos, tomates e incluso reptiles.

Su jornada la pasa buscando alimento en su territorio, pero sobre todo dedica mucho tiempo al descanso. La hubara suele refugiarse en la cara sur de los arbustos, ya que el alisio es el viento predominante en las islas orientales de Canarias. Es ahí donde le gusta dar sus breves cabezaditas de sueño y se acicala las plumas y mantiene su escrupulosa higiene. En los días de mucho calor, cuando deja de soplar el viento alisio, se las puede ver con sus alas ligeramente abiertas y sus plumas bien pegadas al cuerpo para refrigerarse.

Aunque aún no he podido tomar fotografías de la exhibición del macho en celo, si he podido disfrutar de ver durante meses como una madre sacaba adelante a su único pollo. La cría depende de su madre durante meses, e incluso puede que no lleguen a separarse nunca. La madre siempre está pendiente de su pollo y la acompaña en sus jornadas para alimentarse, la avisa de potenciales peligros con alucinantes quiebros y también le enseña a defenderse mostrando y ampliando su plumaje.

Mi deseo como fotógrafo es seguir disfrutando de estas aves, de verlas progresar y seguir aprendiendo de ellas en un entorno donde tengan unas perspectivas de futuro un poco más esperanzadoras.

La naturalización del entorno rural en Lanzarote está mejorando las circunstancias que la hubara necesita para su supervivencia. Aunque esto sea una estupenda noticia, hay otros factores humanos y naturales que frenan el progreso de esta ave tan sensible. Algunas de estas actividades son el creciente turismo del ocio con vehículos de recreo, la construcción ilegal, los tendidos eléctricos, las escasas lluvias, etc.

Una de los factores que hace especial a esta ave es que, además de estar en peligro de extinción, es la única hubara presente en España y Europa. Es quizás por esto y por no ser fácil de fotografiar, por lo que es una gran desconocida en comparación con otras aves continentales. Su carácter esquivo y tímido, a la vez que prácticamente muda, no la hace muy popular entre los fotógrafos de aves y naturaleza salvaje. Sin embargo para mi es, si no mi ave favorita, una por las que más cariño siento.

La avutarda hubara canaria (Chlamydotis undulata fuertaventurae) es una subespecie actualmente endémica de las islas de Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa, que además se encuentra en un estado de conservación más comprometido que su hermana mayor, la hubara del norte de África.

Si bien tiene puntos frágiles, la hubara también tiene sus fortalezas. Ya apunté su carácter esquivo, pero además juega de manera excelente al escondite. Su plumaje y tamaño hacen que se camufle perfectamente tras los matos y aulagas de los eriales. Otra virtud de la hubara canaria es su adaptación a la sequía. Esta ave no bebe agua, ya que la capta de su dieta: caracoles, brotes, insectos, tomates e incluso reptiles.

Su jornada la pasa buscando alimento en su territorio, pero sobre todo dedica mucho tiempo al descanso. La hubara suele refugiarse en la cara sur de los arbustos, ya que el alisio es el viento predominante en las islas orientales de Canarias. Es ahí donde le gusta dar sus breves cabezaditas de sueño y se acicala las plumas y mantiene su escrupulosa higiene. En los días de mucho calor, cuando deja de soplar el viento alisio, se las puede ver con sus alas ligeramente abiertas y sus plumas bien pegadas al cuerpo para refrigerarse.

Aunque aún no he podido tomar fotografías de la exhibición del macho en celo, si he podido disfrutar de ver durante meses como una madre sacaba adelante a su único pollo. La cría depende de su madre durante meses, e incluso puede que no lleguen a separarse nunca. La madre siempre está pendiente de su pollo y la acompaña en sus jornadas para alimentarse, la avisa de potenciales peligros con alucinantes quiebros y también le enseña a defenderse mostrando y ampliando su plumaje.

Mi deseo como fotógrafo es seguir disfrutando de estas aves, de verlas progresar y seguir aprendiendo de ellas en un entorno donde tengan unas perspectivas de futuro un poco más esperanzadoras.

We use Cookies - By using this site or closing this you agree to our Cookies policy. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar